¿Cómo puede ayudar el Yoga a combatir los efectos y las causas de esta enfermedad?

No se sabe con certeza cual es su origen aunque parece ser una hiperactividad del sistema nervioso neurovegetativo: una parte del sistema nervioso que controla, con mecanismos reflejos, numerosas funciones del organismo como la contracción muscular. Esta hiperactividad es el resultado de una carencia de serotonina, sustancia que se produce a nivel cerebral y que, además, es muy importante en la regulación del dolor y del bienestar. En este sentido, el Yoga puede tener un papel fundamental ya que sus efectos aumentan el flujo de energía vital, relajando la estructura muscular y facilitando la mejora del funcionamiento de los órganos internos.

Se ha comprobado que son las mujeres, a partir de los 35-40 años, quienes sufren con mayor frecuencia de fibromialgia. Hay, por lo tanto, una influencia importante de factores hormonales; las mujeres en edad premenopáusica, son el rango de población con mayor riesgo. Por otra parte, se han detectado también que situaciones de estrés como las tensiones familiares, las discusiones o la incapacidad de afrontar las dificultades cotidianas, son otras de las causas desencadenantes de la enfermedad. El Yoga propone diferentes técnicas de percepción del propio cuerpo encaminadas al control de los procesos que implican cambios psicofísicos. Uno de los objetivos más importante de la práctica yóguica, trata de poner en marcha un "proyecto de realidad" encaminado a tomar conciencia objetiva de lo que ocurre tanto dentro de uno mismo como en todo lo que forma parte del contexto de vida real de una persona, para, progresivamente, desarrollar los mecanismos de equilibrio y serenidad que permiten, por un lado, el desbloqueo físico, la distensión muscular, la mejora del sistema respiratorio, endocrino...; y por otro, la expansión psíquica, el control de las emociones, la mejora del sistema nervioso y, en general, la armonía y la salud mental.

Los mecanismos implicados en la Fibromialgia atañen a todos los aspectos de la vida. "Mialgia" significa dolor muscular y "fibro" hace referencia a tejidos fibrosos, es decir, tendones y ligamentos. Si partimos de la base de que esta enfermedad pone en tensión continua los músculos de todo el cuerpo, especialmente los localizados en el cuello, espalda y piernas, estaremos en

disposición de comprender el alcance que dicha sensación puede tener, no solo en el cuerpo, sino en la mente y, como consecuencia, en la vida de quien lo padece.

El cansancio constante es la repercusión más inmediata que provoca la rigidez muscular generando estados de fatiga crónica que, a su vez, impiden el descanso adecuado y regenerador. Tengamos presente que la actividad onírica (el sueño) es una función indispensable para el buen funcionamiento del ser humano. Las técnicas de relajación y meditación de la tradición yóguica están encaminadas a la consecución de un estado total de relajación física y mental produciendo cambios importantes en el sistema nervioso y procurando la distensión y el descanso profundo de los músculos del cuerpo.

Es fundamental tener en cuenta que los beneficios del Yoga son mayores cuanto más constante es la práctica. En el caso particular de los enfermos de fibromialgia, se impone una mayor fuerza de voluntad dada la fatiga y el cansancio constante que padecen, así que, se aconseja siempre una inmersión progresiva y el apoyo persistente del profesor de yoga teniendo en cuenta las características individuales. Veamos los aspectos fundamentales en que incide la práctica del Yoga:

• La respiración diafragmática que consiente y asegura la atención y la concentración necesarias para encontrar el punto que permite la "no acción" y la eliminación de la rigidez: relajación del cuerpo y la mente.

• La relajación Muscular que reduce la hiperactividad neurovegetativa. Durante el relax, el cerebro emite ondas alfa que facilitan la calma y permiten un trabajo interior profundo. Puede activarse la "conciencia testigo" que en Yoga se utiliza como medio de observación y percepción externa para generar una actitud de aceptación.

Este ejercicio es fundamental a la hora de combatir el dolor porque no olvidemos que la mente domina las funciones de todo el cuerpo. La respiración yóguica permite un control consciente de las frecuencias cerebrales. Según algunos estudios electroencefalográficos realizados durante el sueño de un paciente fibromiálgico, éste mantiene una actividad similar a las ondas en frecuencia de alerta (beta). El ejercicio que permite permanecer y desarrollar ondas alfa es una de las ayudas más importantes que el Yoga propone para esta enfermedad.

• El ejercicio físico. Sobre este punto, las técnicas yóguicas tienen mucho que decir. Es evidente que si hablamos de una enfermedad cuyo primer síntoma relevante es la tensión muscular, el sentido común nos dice que una actividad que aumente dicha tensión, se verá, rápidamente, como un empeoramiento de las manifestaciones de rigidez. Esto es todavía más extremo en el caso de las personas con fibromialgia ya que el aumento de tensión muscular provoca en ellos una disminución de riego sanguíneo y, por lo tanto, un déficit de oxígeno y una menor capacidad de soportar el esfuerzo. Por otra parte, la inmovilidad total sería causa de atrofia progresiva de articulaciones y músculos así como de aumento del dolor.

El ejercicio que propone el Yoga se revela ideal en esta situación. En Yoga, cada movimiento y estiramiento se producen desde la relajación y son acompañados por una respiración que, a su vez, ayuda en dos direcciones: hacia la actividad y hacia la distensión total del músculo. Es la actividad vivida desde la relajación . Esto exige comenzar desde cero, es decir, aprendiendo a relajar y a respirar para después ir introduciendo suaves ejercicios que consientan progresar adecuadamente.

• La reeducación de la mente a través de la meditación. Las técnicas de concentración y percepción tienen como objetivo evitar los factores agravantes . Estos factores se refieren, sobre todo, a la influencia que tienen sobre la psique del paciente las tensiones normales o excepcionales de la vida.

• La canalización y el control de las alteraciones psicológicas causadas por los cambios que la enfermedad produce en la persona. Mediante el aprendizaje de la respiración consciente y la relajación, así como de un ejercicio que permita volver a recuperar la elasticidad y la capacidad de esfuerzo, el paciente puede lograr estados de serenidad que repercuten en la distensión total de los músculos del cuerpo, reconducen las emociones y, al fin, proporcionan una calidad de vida mayor.

Es fundamental la actitud y el deseo de recuperación como también es muy importante comprender la enfermedad y aprender a convivir con ella. La contribución del Yoga como apoyo terapéutico es reconocida y ampliamente probada. Se trata de comenzar dando el primer paso dentro de uno mismo; hacer visible aquello que es invisible y poner en marcha los mecanismos que rompen el circulo vicioso dolor-tensión-miedo-dolor. Las herramientas que propone el Yoga llevan a cambios que son dirigidos por uno mismo, graduales y tremendamente dulces.

 

Práctica Yóguica

La práctica que propongo tiene varias fases. Se pueden ir adoptando en la medida

 en que cada persona se sienta preparada. Es muy importante marcarse un objetivo. Ese objetivo debería contener el paso de una fase a otra progresivamente y el número de veces a realizar cada ejercicio. Por ejemplo: la primera semana alguien puede limitar la práctica a la fase nº1: aprender a respirar y controlar la respiración. Cada día puede ir aumentando el tiempo hasta llegar a respirar conscientemente durante 5/7 minutos. La segunda semana, una vez que la respiración se controla, puede probar la relajación: mantiene ya los 5 minutos de la primera fase pero además prepara la segunda y aumenta el tiempo de ésta de una día para otro. La relajación puede llegar a durar incluso 15 minutos. Cuando se está preparado, pasa a la tercera fase y sucesivas.

Lo mejor, sin duda, es la ayuda de un buen profesor de Yoga con el que instaurar una relación individualizada. No es aconsejable acudir a un centro e integrarse en las clases habituales que impartan porque, normalmente, están diseñadas para personas sanas y exigen un esfuerzo que, aunque se controla con la relajación y la respiración y forma parte de la práctica, se presenta, en principio, perjudicial para comenzar en los casos de personas con fibromialgia.

http://www.encuentrosdeyoga.com/articulo5.htm